Seleccione otra asana del menú: 

YOGATERAPIA
"EL GATO"


La postura del gato o perro, se realiza arrodillado de manos y rodillas en el piso, lo que se dice comúnmente en cuatro patas. En caso de doler las rodillas, colocar almohadones debajo. Luego comenzamos a curvar la columna hacia arriba, hundiendo las lumbares, dirigiendo el abdomen hacia el piso, con la cabeza y el cuello bien estirados hacia arriba. Inspirar profundamente y luego curvar la espalda como un gato erizado con la cabeza hacia abajo, exhalando.
Practicarla repetidas veces en forma rítmica, curvar y encorvar como cóncavo y convexo.

De esta manera, se produce un masaje profundo en la columna, y a la vez en los órganos, por compresión y expansión. Las vértebras se expanden dejando libres los discos intervertebrales. Es muy buena para los que padecen hernias o pinzamientos en la columna, a cualquier altura, ya que se masajea esta en su totalidad produciendo gran alivio. En términos energéticos, desbloquea las energías de los chakras. Esta postura tiene otras variantes. GATO ESTIRADO Y EL SALUDO DEL GATO, donde se estiran las piernas reubicando las caderas, pero estas las trataremos en otra oportunidad.

Prof. LILIANA BARLETTA
CONTACTO
atmanlibros@hotmail.com
Tel: 4941-5796