Seleccione otra asana del menú: 

YOGATERAPIA
SAVASANA - "LA POSTURA DEL CADAVER"


Al final de una sesión de asanas, suelo decir a mis alumnas, ahora viene “la magia del yoga”, porque SAVASANA logra “milagros”, y a pesar de parecer tan sencilla no es fácil de lograr ni de llegar a la relajación total, y sobre todo de abandonar la materia (el cuerpo) en una actitud de desapego, siendo esta la tarea mas ardua del ser humano. En ese momento el cuerpo esta produciendo muchos cambios fisiológicos, porque al bajar el consumo de energía, el ritmo respiratorio y cardiaco reduce el stress. Y al final de la relajación, es como haber dormido durante ocho horas y hasta haber resuelto algún problema.

Tenderse en el piso de espaldas, los brazos extendidos a los costados, las piernas ligeramente separadas, tomando conciencia de cada músculo desde la cabeza hasta los pies. Inhalando por la nariz profundamente, inflando el abdomen como un globo, y exhalando (esta vez lo podemos hacer por la boca) para eliminar todas las toxinas. Mientras lo hacemos, visualizar cada músculo del cuerpo contrayéndolo y aflojándolo sin apretar el entrecejo, los parpados, los labios y los dientes. Podemos pensar en un paisaje agradable, o en colores que nos armonicen. Si la relajación es dirigida por un instructor, no será necesaria la autosugestión. También puede ser acompañada por música suave y apropiada, o pueden pedir al instructor que les grabe un casette para facilitarles la tarea.
Para verificar si el ritmo respiratorio es parejo y profundo, entrelacen los dedos de las manos sobre el abdomen, y este al elevarse por la inspiración debe separar las manos.
La relajación debe durar diez o mas minutos, no menos, lo ideal son veinte minutos, ya que después de los diez minutos el cuerpo comienza a bajar la tensión sanguínea. Algunos alumnos me piden ponerse de costado, no debemos negárselo, dejándolos solamente unos pocos minutos hasta la ensoñación. En cambio, la “postura del cadáver” boca abajo, se pude hacer y es correcta, las personas con miedos y necesidad de apoyo son quienes mas la utilizan.
Lo maravilloso de SAVASANA es que no es necesario terminar un sesión de Yoga para hacerla, sino que a mitad del día, cuando sentimos que nuestra energía decrece, podemos hacerla hasta en la oficina, sentados, reclinados hacia atrás, sin zapatos, cinturones ni relojes, contrayendo y aflojando cada músculo de los pies a la cabeza y de la cabeza a los pies. Al compás de siete, catorce o veintiún respiraciones, lograremos “la magia” de SAVASANA, hacernos los “muertos” para luego sentirnos más “vivos” que nunca.

Prof. LILIANA BARLETTA
CONTACTO
atmanlibros@hotmail.com
Tel: 4941-5796